AVISO COVID-19: Para su seguridad y comodidad, ofrecemos una variedad de opciones sin contacto. Lea más aquí.

Llame a
24/7
(626) 337-1111

Consultas gratuitas

Por qué atacan los perros y cómo prevenir sus mordeduras

Cuando se tiene un perro, una de las mayores preocupaciones es probablemente el miedo a lo que pueda pasar si el perro se comporta de forma agresiva y muerde a alguien. Las mordeduras de perro pueden ser peligrosas, no sólo para la víctima, que puede resultar gravemente herida, sino que el perro agresivo también corre el riesgo de ser sacrificado. Si conoce mejor las mordeduras de perro, estará mejor preparado para evitar que le muerdan a usted y para evitar criar a un perro que llegue a morder a otra persona.

angry-mad-dog
Imagen a través de Flickr por daveograve

Una de cada cinco víctimas requiere atención médica

Aunque muchas mordeduras de perro son leves y sólo requieren una limpieza y cuidados básicos, hay 4,5 millones de mordeduras al año según la Asociación Médica Veterinaria Americana. Una de cada cinco mordeduras requiere tratamiento médico, lo que supone casi un millón de víctimas de mordeduras que necesitan atención médica en un año.

California es el líder nacional en reclamaciones por mordeduras de perro

Según las cifras publicadas por State Farm, casi el 15% de los siniestros recibidos procedían de California, con 488 de los 3.600 siniestros totales. California es un estado grande y tiene muchas ciudades muy pobladas en las que es probable que los perros en público se encuentren con muchos extraños. Si le han mordido, un abogado de mordeduras de perro puede ayudarle a determinar el mejor camino a seguir.

Las mordeduras de perro aumentan en los últimos años

Un estudio citado por DogExperts.com mostró una aumento significativo de los incidentes de mordeduras de perro desde mediados de la década de 2000 hasta mediados de 2010. En un lapso de ocho años, de 2006 a 2014, el número de visitas a urgencias aumentó en 30%, mientras que el número de pacientes que tuvieron que ser ingresados en hospitales subió en 50%.

La frecuencia puede variar mucho según la región

Aunque las cifras de California destacan sobre las de otros estados, eso no significa que todas las regiones sean iguales. Según DogExpert.com, los datos de los condados sobre mordeduras de perro varían significativamente, desde el condado de Santa Clara, con una mordedura por cada 100.000 habitantes, hasta el condado de Lake, con siete por cada 100.000. 

Un denominador común en las agresiones a los perros es el comportamiento del dueño

Aunque la gente suele asociar el comportamiento violento o agresivo de los perros con los propios perros, muchos de los principales indicadores de si un perro se comportará o no de forma agresiva están en realidad relacionados con sus dueños. La forma en que se cría y se trata a un perro desempeña un papel fundamental a la hora de que el perro crezca o no agresivo. Algunos de los rasgos más comunes que comparten los perros que muerden son:

  • No están castrados. Aunque el movimiento a favor de la esterilización de las mascotas tiende a centrarse en el hecho de que al castrarlas se reducen los recién nacidos y se alivia la carga de los refugios y los perros callejeros, ése no es el único beneficio. Un macho que no ha sido castrado tiene más probabilidades de mostrar tendencias agresivas y es más probable que represente una amenaza que un perro castrado.
  • Se mantienen sin correa. Llevar a los perros con correa cuando están en público es un paso crucial para evitar las agresiones. Las correas no sólo reducen la amenaza a corto plazo porque el perro puede ser controlado, sino que también enseñan disciplina. Con un adiestramiento adecuado de la correa, los perros aprenden a obedecer a la persona con la que pasean y es menos probable que infrinjan las órdenes arremetiendo o mordiendo a alguien.
  • Viven en el exterior. Los perros que no reciben suficiente afecto de sus dueños son más propensos a desarrollar tendencias agresivas hacia las personas. Dejar al perro fuera permanentemente reduce su exposición a los humanos y también puede engendrar una naturaleza competitiva. Esto convierte al perro en una amenaza mayor de mostrar un comportamiento agresivo con las personas.
  • Sus dueños les proporcionan un mínimo de juego interactivo humano. Además de permitir que los perros pasen tiempo dentro de casa, también es importante ser juguetón y cariñoso con ellos. Cuando un perro no recibe ninguna atención positiva por parte de los humanos, no aprende a ver a las personas como algo amistoso. Esto puede hacer que el perro se muestre cauteloso o aprensivo cuando se le presenta gente que no conoce, lo que puede, a su vez, manifestarse en agresiones o ataques.
  • No son socializados con frecuencia o en absoluto. Al igual que el tiempo con el dueño del perro es importante, también lo es el tiempo con otras personas fuera de casa, incluido el encuentro con extraños. Los perros aprenden a través de la experiencia, y un perro que pasa largos periodos sin socializar con extraños puede llegar a dudar o tener miedo de las caras nuevas, lo que provoca acciones defensivas o incluso agresivas hacia los extraños cuando se encuentran con ellos.
  • Han sido entrenados para ser agresivos. Por desgracia, algunos propietarios de perros intentan activamente que sus perros sean lo más agresivos posible. A menudo esto va acompañado de la elección específica de razas con reputación de agresivas, lo que contribuye a difundir la creencia de que esas razas son intrínsecamente peligrosas. Esto es más peligroso en el caso de las razas que son fuertes y a la vez muy inteligentes y obedientes, ya que pueden ser entrenadas para ser muy agresivas si el dueño lo desea.
  • Sus dueños los golpean para disciplinarlos. Una de las peores cosas que puede hacer el dueño de un perro es utilizar el maltrato físico para disuadirlo de un comportamiento que el dueño no desea. No sólo es una forma ineficaz de conseguir que el perro empiece a comportarse como el dueño quiere, sino que también puede llevar a que el perro tenga miedo de las personas, se vuelva agresivo con ellas, o ambas cosas, mostrando el perro timidez hasta que se sienta demasiado amenazado y ataque.

Al comprender estas señales de advertencia, no sólo puede estar mejor preparado para educar a su perro y reducir el riesgo de que se comporte de forma agresiva y muerda a alguien, sino que también puede identificar potencialmente a los perros que tienen más probabilidades de ser agresivos con usted. También debe saber que su perro puede estar protegido si la persona a la que mordieron instigó la agresión.

Tener un perro es una gran responsabilidad, y no sólo se lo debe a su comunidad, sino también a su perro, el criar al suyo de manera que no sea un riesgo para los demás. Evitar que su perro se comporte de forma agresiva no sólo reduce el riesgo para las personas, sino también para su perro, ya que minimiza las posibilidades de que se vea obligado a aplicar la eutanasia al perro tras un ataque. Si es dueño de un perro, asegúrese de tener en cuenta los factores de riesgo controlados por el ser humano mencionados anteriormente para minimizar las posibilidades de que su perro se comporte de forma agresiva.

es_ESEspañol